Chute de optimismo

Ummm… es extraño… hace solo unos minutos hablaba de lo desanimada que estoy últimamente y ahora, así sin ningún motivo aparente, parece que me haya chutado un buen lote de optimismo en vena. Será que ya me he cansado.

Si, ya se que no hay casi nada que me vaya bien en estos momentos. Si, ya se que no voy a encontrar trabajo por mucho optimismo que me chute, que no voy a estar más a gusto ni conmigo misma, ni con el mundo, ni con la vida que me está tocando vivir en estos momentos… pero hay algo extraño en mi ahora que me hace sentir optimista y que me importe menos todo eso.

Y mañana… no voy a levantarme a las dos de la tarde, (bueno… ya veremos que hoy estoy muy cansada : P) ni voy a pasarme el día vagando por mi casa a modo koala. Avanzaré el curso de inglés que empecé hace solo unos días y ya lo llevo atrasado, retomaré series que dejé empezadas, seguiré con los dos libros que también he abandonado, seguiré buscando trabajo, buscaré nuevas perspectivas de futuro, terminaré mi camiseta a medio acabar, y además quiero empezar a correr (Nando, no te rías de mi, hazme el favor…)

Y si, ya se que es altamente probable que mañana vuelva a sentir todo lo contrario, pero será que llevo ya tantos meses de inestabilidad emocional que hasta me estoy acostumbrado a ella y ya no me importan tanto mis constantes cambios. De todos modos, lo dejo todo aquí escrito para que al menos pueda recordarlo.

Como diría mi hermana, gazpacho de persona, eso es lo que soy …

Y por cierto, para aquellos que no entiendan lo de vagar a modo koala, les dejo este vídeo:

Vocación frustrada

Hace unos días, una amiga me preguntó que gustándome tanto como me gusta la música y el cine, como no me había decidido a estudiar algo relacionado con estas artes.

La verdad que esto, me lo he planteado y preguntado bastante a la largo de mi vida, porque no voy a negar que en cierto modo, me guste comprender (o creer que comprendo XD) como podemos comunicarnos en cuestión de segundos con el otro lado del charco, pero la verdad es que no me apasiona lo más mínimo.

Mis verdaderas pasiones en la vida son la música, el cine, la fotografía, las personas (la mente humana), mi familia y amistades y lo será en un fúturo, próximo o lejano, el amor de mi vida. Dejando de lado el tema de las personas, porque creo que estudiando psicología hubiera acabado loca perdida, la verdad es que me encantaría poder dedicarme a algunas de mis otras pasiones en la vida.

Supongo que si no me decidí por eso fue por desconfianza, y porque siendo sincera creo que me falta bastante de un requisito fundamental en esas materias. Considero que hay que tener mucha imaginación para eso y este no es precisamente mi punto fuerte. También se que la imaginación, como absolutamente todo en el ser humano, se puede desarrollar y que además tantos años de estudio de mi carrera me ha podido cuadricular la mente más de la cuenta.

Igual ya es demasiado tarde como para querer dedicarme a algo que no tiene nada que ver con lo que he estudiado, pero tengo muchas motivaciones para aprender y espero que al menos, aunque sea sólo como hobbie, algún día pueda aportar algo en ese mundo tan complicado.

Felicitación especial

Hoy es un día especial. Hoy, la persona que casi me tira al bate al traerme al mundo cumple años. Desgraciadamente no he podido estar con ella, pero espero pasar un fin de semana genial y celebrarlo con una buena barbacoa y un buen ponche de la risa. Esto último es imprenscindible ….

¡¡FELICIDADES!!

La peor sensación de todas

Me he dado cuenta que una de las peores sensaciones que alguien puede sentir en la vida es la sensación de impotencia. Cuando sientes que por mucho que te esfuerces, empeñes o hagas no vas a conseguir cambiar nada, que no está en tus manos, que no depende de ti. Cuando sientes que no puedes hacer nada para conseguir lo que quieres.

Lo peor de todo, es que supongo que muchas veces nos sentimos impotentes ante situaciones en las que realmente sí que puedes hacer algo, pero lo que ocurre es que no sabes qué.

Pero si algo me caracteriza es mi cabezonería. No me importa darme cabezazos contra un muro una y otra vez, y por eso sé que no me cansaré.

Me voy pal pueblo…

… allí la gente sonríe
y el azul del cielo brilla
y de noche son más bellos
los ojos de mi chiquilla.

XDD, que recuerdos me trae esa canción ❤

Pues eso, que me largo de romería a comer como un animal y a beber cervezas y rebujitos hasta reventar : D
Adiós a redacciones, proyecto, tuenti, facebook, malos rollos y a Sevilla por unos días. No os echaré de menos.

Hasta el Domingo o el Lunes que viene! Ciaoo